Kafe aleak 108
k&g
Carlos Tena
Boris Vian  -  Le déserteur
Mercury  -  2006
bo

Puedes escuchar el disco entero aquí


Le Déserteur (Boris Vian) es seguramente la canción contra la guerra más popular de todos los tiempos. Y sin embargo, en los versos finales no lo era tanto, ya que en la primera versión que el autor escribió, decía en los versos finales: “Prevenga a sus gendarmes, que yo estaré armado y además sé disparar”, lo que ya convertía el texto en un llamamiento no tan pacifista, en el más puro y estricto sentido.


Boris Vian afirmaba que se puede hacer una canción contra la guerra, pero que el término pacifista no implica la renuncia a la lucha armada, y sin duda se refería a la que el gobierno de Francia mantenía en Indochina (Vietnam) en aquellos años, o incluso la que se estaba iniciando en Argelia, donde las fuerzas independentistas combatían heroicamente contra la ocupación francesa. Durante los primeros meses en este último conflicto, las deserciones eran tan habituales como las que hoy existen en el seno del ejército mercenario USA en Irak.


El manuscrito de El Desertor data de febrero de 1954 y fue estrenada por la emisora Europa 1 en Marzo de ese mismo año, por el intérprete de origen argelino Marcel Mouloudji (ya que la grabación original del autor se realizó meses más tarde, en 1955), aunque los versos finales habían cambiado por “Prevenga a sus gendarmes que yo no llevaré armas y podrán dispararme”. Mas a pesar de las modificaciones posteriores que el autor hizo en la época, incluidas todas las referencias al “Presidente”, trocadas por “Monsieurs qu’on nomme grands” (Señores a quienes se llama grandes), la prohibición del tema fue una decisión tomada en las máximas instancias gubernamentales. En enero de 1955, un consejero municipal del ayuntamiento de París, Paul Fauber, denuncia a las autoridades competentes el texto del tema y a su responsable, logrando que la canción El Desertor no fuera transmitida por radio bajo ningún pretexto.


Boris Vian reaccionó, como de costumbre, con una fina ironía, con una enorme y devastadora serenidad, declarando: “Mi canción no es en absoluto antimiltarista, es violentamente pro civil”, enviando al funcionario en cuestión una carta abierta en la que pudieron leerse, entre otras cosas: “Sí, querido señor Faber, ya sabe usted que algunos militares de carrera consideran que la guerra no tiene otro objetivo que matar gente”, aunque lo que más exasperó a las autoridades fue este párrafo: “Antiguo combatiente es una palabra peligrosa, ya que no se debería blasonar de haber hecho la guerra, sino de lamentar haber participado en ella. Un antiguo combatiente es la persona mejor situada para odiar la guerra, porque los verdaderos desertores son antiguos combatientes que no han tenido fuerza para llegar al final del combate. ¿Pero quien les lanzará la primera piedra? No seré yo. Si mi canción disgusta a alguien, será a quien no es un antiguo combatiente, señor Faber”. Boris Vian moría en 1959, sin que pudiera ver levantado el veto a su canción.


A pesar de todo, boicots y censuras en radio, televisión y compañías de discos, El Desertor no cayó en el olvido. El citado Mouloujdi, como decimos, fue el primer cantante que tuvo la valentía de erigirse en su primer intérprete, por lo que sufrió una terrible condena profesional que le llevó al exilio artístico hasta 1968, cuando varias versiones del tema iban apareciendo en la discografía de otros artistas internacionales como Peter, Paul & Mary y Joan Baez (USA), Sergio Endrigo, Luigi Tenco y Ornella Vanoni (Italia), Leonard Cohen (Canadá), Richard Anthony, Serge Reggiani, Eddy Mitchell, Leny Escudero, Hugues Aufray, Michel Piccoli (Francia), Esther y Abi Ofarim (Israel), etc.


Hoy se desconoce realmente el número de idiomas al que ha sido traducida esta obra singular, pero se sabe que tiene más que la propia Internacional, Rivers of Babylon o My Way, aunque suene mucho menos en la radio que estas últimas. Hasta que los mercenarios de EEUU, Gran Bretaña, Alemania, Australia y Polonia no abandonen Irak, hasta que la organización terrorista NATO deje de asesinar civiles en Afganistán, con la ayuda de todos los gobiernos que han estado en la España borbonista y neofranquista, hasta que los invasores del primer mundo cesen de amenazarnos contra un terror que es el suyo, que ellos fabrican y manipulan, hasta que el mundo mejor sea posible, animemos a difundir canciones y textos como este. Es la hora de la batalla pacífica, del nuevo combate canoro, para que las generaciones venideras no olviden nunca que existen joyas sencillas, brillantes y baratas, tanto como este honorífico desertor de un ejército que mata por placer: el del neoliberalismo.



Monsieur le Président

Je vous fais une lettre

Que vous lirez peut-être

Si vous avez le temps

Je viens de recevoir

Mes papiers militaires

Pour partir à la guerre

Avant mercredi soir



Monsieur le Président

Je ne veux pas la faire

Je ne suis pas sur terre

Pour tuer des pauvres gens

C'est pas pour vous fâcher

Il faut que je vous dise

Ma décision est prise

Je m'en vais déserter


Depuis que je suis né

J'ai vu mourir mon père

J'ai vu partir mes frères

Et pleurer mes enfants

Ma mère a tant souffert

Elle est dedans sa tombe

Et se moque des bombes

Et se moque des vers

Quand j'étais prisonnier

On m'a volé ma femme

On m'a volé mon âme

Et tout mon cher passé

Demain de bon matin

Je fermerai ma porte

Au nez des années mortes

J'irai sur les chemins


Je mendierai ma vie

Sur les routes de France

De Bretagne en Provence

Et je dirai aux gens:

Refusez d'obéir

Refusez de la faire

N'allez pas à la guerre

Refusez de partir.


S'il faut donner son sang

Allez donner le vôtre

Vous êtes bon apôtre

Monsieur le Président

Si vous me poursuivez

Prévenez vos gendarmes

Que je n'aurai pas d'armes

Et qu'ils pourront tirer

Señor Presidente

Le he escrito una carta

que tal vez pueda leer

si dispone de un poco de tiempo.

Acabo de recibir

los documentos para ir al servicio militar,

y partir hacia la guerra

antes de la noche del miércoles.


Señor Presidente:

No quiero hacerlo.

Yo no he venido a este mundo

para matar a la pobre gente.

No lo digo para enojarle,

pero tengo que confesar

que he tomado una decisión

y voy a desertar.


Desde que nací,

he visto morir a mi padre,

irse lejos a mis hermanos

y llorar a los niños

Mi madre sufrió tanto

que ya descansa en su tumba,

pero se burla de las bombas

y de los versos.


Cuando me hicieron prisionero

me robaron a mi esposa

me robaron el alma

y todos mis queridos recuerdos.

Mañana muy temprano

cerraré la puerta

en las narices de esos años muertos

y saldré a los caminos


Mendigaré mi vida

por las rutas de Francia,

de Bretaña, en Provenza,

y diré a la gente:

Rechazad la obediencia,

no vayáis a la guerra,

no lo hagáis,

negaros a partir.


Si hay que dar la sangre

vaya usted a dar la suya,

usted que es un buen apóstol,

Señor presidente.

Y si me persigue

prevenga a sus gendarmes

que yo no llevo armas

y podrán dispararme



Carlos Tena
Periodista musical
Madrid, 1943
tenacarlos.wordpress.com





Creative Commons-en baimena