Kafe aleak 116
k&g
 Oihana Garro
Ruper Ordorika   -   Haizea garizumakoa
Elkar - 2009
bo




Se olvida lo bueno pero antes lo malo

CASA: Abrazada durante largo tiempo en el sofá en las horas calientes del mediodía, sentía que estaba en casa. Camino del metro, hacia el agujero, abrazada con fuerza en las escaleras mecánicas, sentía que estaba en casa. Alegría, con la alegría de los que no acaban de comenzar; protección, sintiendo la protección de los que no acaban de comenzar. Cantemos suavemente, cantemos suavemente...

LLAVE: Una vez, me dijiste que en adelante no me abrazarías y como te había regalado la propiedad de mi casa, me quedé sin casa. Te di el valor numérico infinito, tú tenías la llave, tú lo tenías todo. Y después del accidente de la separación, me ocupé en un solo trabajo: queriendo comprender la clave de esta querencia que nos tenemos, intentando comprender lo que no puede comprenderse.

VENTANA: Sí, me llamabas amiga del alma. En silencio, cuando paso bajo tu ventana, la puerta no está abierta. Ahora, está cada vez más lejano, es cada vez más pequeño, el eco de lo que fuimos. ¿Dónde está ahora tu dulce palabra de entonces? Hoy no es más que un eco, amiga del alma.

BOTELLA: Nos juntamos cinco amigas que no hemos acertado en nada y, precisamente por eso, porque no hemos acertado en nada, decidimos que éramos amigas, viejas amigas, amigas para siempre. Y abrimos la botella y le gritamos al momento, le gritamos al viento de cuaresma, gracias a dios, estamos juntas...

MORAS: Solamente están permitidas las historias de final feliz, solamente están permitidas las historias de final feliz, solamente están permitidas las historias de final feliz... La primavera de fuera tapa el invierno interior, el frío se calienta. Olvido las cosas que tengo por hacer e imagino que estaremos comiendo moras, en el camino, en una historia de final feliz.

ZAPATOS: Ponerme los zapatos en la borda bajo el Larrun, remover las entrañas y los corazones, y queriendo dar un paso adelante, voy y vengo. Por la noche, cuando tenemos el pueblo ante nuestros ojos, me has sacado una foto junto a la puerta, solo se me ve la silueta, pero esa que va de negro soy yo y tengo los zapatos puestos. Aquí estoy, por aquí ando.

RELOJ: el tiempo huye entre los dedos manchados, en lugar de cuánto he perdido, ¿por qué no cuánto he ganado? ¿Melinda? ¿o Melinda? Porque soy feliz recordando lo que he perdido, este textito es para ti, amigo, que seas feliz.

AGUA: que se lleven río abajo los pesares del ser humano, al agua salada, a la mar, a curarse, que se vayan, ¡ya se van!

ENSALADA: Tomábamos el sol en el muelle que llaman Felicidad y comíamos ensalada en la tienda de caramelos. Hasta que todo, la tienda de caramelos, la ensalada, el muelle... se rompió.

MAPA: En mitad del cruce de caminos, a la izquierda, a la derecha, adelante, atrás... al sentirme sin dirección, quiero ser habitante de una tribu nómada, de esas que saben ir a los sitios adecuados en lugar de a puntos concretos; brindando con la botella, encontrándome con las amigas. Con calma, tranquila. Ve con calma, ve tranquila, el viento está a tu favor en tiempo de cambio.

CANCIÓN: ¿Si mañana no estuvieras aquí qué harías hoy? Por ejemplo, si mañana no estuviera, hoy te abrazaría durante mucho tiempo, te diría que la llave de casa está en mi bolsillo y te cantaría llévame al río, por ejemplo. Las horas pasan demasiado lentas para quien quiere olvidar...

MIKEL: ¿Dónde oirán ahora su voz de plata? Cuando era niña, muy querida, me dijiste al oído que amabas al pájaro. Es el destino: piedra y camino, y en el camino... la niebla... y he visto los lugares maravillosos que se encienden en mi interior oculto. ¡Vivan, vivan y vivan los lugares maravillosos que se encuentran en las casas pequeñas corazones frágiles, de barro!

Ikimilikiliklik!

Oihana Garro Larrañaga
1979, Arrasate
Musikazalea





Creative Commons-en baimena