Kafe aleak 41
k&g
 Luistxo Fernandez
The Smiths  -  Hatful Of Hollow
Rough Trade - 1984
bo

Con las manos en las glándulas mamarias

Recuerdo que fue una C-60. Cómo no. Esos misterios de la vieja piratería analógica los describe muy bien Zaldua en su libro Biodiskografiak (2011, Erein); por ejemplo, las por qués de escribir los nombres de las canciones con lápiz de punta fina. También explica el asunto del relleno. C-60, es decir, la cinta de 60 minutos, era el formato más común para la grabación de discos, y era habitual darsela tú mismo a quien grabara y esa persona, voluntariamente, rellenaba el espacio que el LP no cubría con algo aparte de lo que le habías pedido, muchas veces de un estilo muy diferente... Tenía aquello una mística bonita. También recuerdo una canción, pero sólo la recuerdo, de hecho no he vuelto a tener noticia de ella, ni en Google ni en ningún lado, y estoy empezando a pensar incluso que igual lo soñé: una canción llamada ce-sesenta, y que, en mi opinión, la tocaba un grupo de aquel estilo denominado Donosti sound... Ce-sesenta, ce-sesenta, ya no eres virgen, ya no eres pura...

Al grano. Les pasé aquella C-60 a Epelde y Osoro. Alzelai tambien solía andar  merodeando, y a través de ese aquel otro.... no me acuerdo. Le llamaré Ugarte, como el traficante de Casablanca. Pero yo creo que fue Epelde quien me grabó el Hatful of Hollow de los Smiths. Estaban de moda y quería escucharles. Como Epelde tenía este disco, pues este fue el primero de los Smiths para mí. La sorpresa vino cuando me devolvió aquella C-60 y allí no había relleno alguno. De hecho, la cara B terminaba a la mitad de una preciosa canción: Fifteen minutes with you, I wouldn't...” STOP. Quince minutos contigo, y luego ¿qué? !Aquel disco duraba más de 60 minutos! Nunca había visto nada parecido. Era una recopilación, pero hecha con el grupo recién creado y con canciones repetidas y recompuestas (algunas Peel Sessions), rareza, fanfarronería...

De una forma u otra, lo que contenía aquella C-60 me atrapó. Hasta hoy, que incluso soy seguidor de las andanzas de Morrisey en solitario. Tenía 18-19 años cuando me enganché locamente a los Smiths. Era un chaval patético. Bueno, estaba aún en la categoría de teenager, según la etimología inglesa, pero como con 18 se supone que te haces mayor de edad, ya no eres tanto un adolescente, sino un joven. Supongo, entonces, que yo era un post-adolescente...

Y en aquella tesitura, esa música me ayudó mucho. Con el poco inglés que sabía iba descifrando cachos sueltos de las canciones... Una acaba diciendo you will leave me behind, you will leave me behind”, m e dejarás atrás, y otra I'll probably never see you again, I'll probably never see you again”, seguramente no volveré a verte.  En las demás, lo mismo, entendía algunos trozos, haikus pop duros salidos de las entrañas.

  • And everybody's got to live their life / and God knows I've got to live mine”  todos tenemos derecho a vivir la vida/y Dios sabe que yo debo vivir la mía.
  • Oh the devil will find work for idle hands to do”  oh el diablo  encontrará trabajo para las manos vagas.

  • William, it was really nothing”  Guille, de verdad que no fue nada...

  • He said "return the ring" / he knows so much about these things”  dijo "devuelve el anillo" / sabe tanto de esas cosas

  • "I was looking for a job / and then I found a job / and heaven knows I'm miserable now“ estaba buscando un trabajo / después encontré un trabajo / y el cielo sabe que ahora soy un miserable.

  • The dream is gone / but the baby is real“  El sueño terminó / pero el bebé es de verdad.
  • "Does the body rule the mind / or does the mind rule the body?" ¿Manda el cuerpo en la mente / o la mente en el cuerpo?
  • Please, please, please / let me, let me, let me”  por favor, por favor, por favor / déjame, déjame, déjame... (vaya, esta no cupo en los 60 minutos! La conocí meses más tarde, demasiado tarde, de un modo bastante sintomático teniendo en cuenta el tema de la canción)


Con tantas vueltas que dí a la cinta, acabé mejorando mi ingles, bastante además. Pero  aquel disco y los Smiths me enseñaron otra más importante: que había otra forma de ser uno mismo, eso me enseñarton la poesía de Morrissey y el rock melodramático. Que uno podía ser hombre mostrandose más ambiguo, entre todos los machotes fanfarrones de gimnasio, que se podía ser malvado con sensibilidad, sin ser un bruto, una victoria irónica de la inteligencia después de los pequeños pero crueles fracasos. Y con esas lecciones crecer, ser alguien, hacer tu propio camino. Han pasado los años y tengo un hijo pre-adolescente. Le noto fragil e incómodo en esta época. Ojalá encuentre una luz como la que yo encontré en aquel disco. There is a light... perdón, esa es de otro disco.

La vida da muchas vueltas. Muchas sorpresas también, y entonces sabrás que lo que has aprendido con el corazón te es valioso. Te puede pasar que 20-25 años después tengas una cita un domingo a la noche, y estés en el Be-bop de Donostia, el bar casi vacío, con un DJ al que le gusta la música de los 80 y que ponga The Smiths, una y otra vez, y que cantes y gesticules todas las canciones como si tuvieras gladiolos en los bolsillos de atrás de los vaqueros y entonces,el cabrón de él ponga Handsome Devil. Sí, debería estar prohibido, pero parece que es legal pinchar Handsome Devil. Y en ese momento let me get my hands on your...” sí, ya sé que no se dice tetas, que se dice pechos, pero tampoco es eso, bonita, ni teta ni pecho, monina, let me get my hands on yout mammary glands”  y no me vas a convencer porque el diccionario diga que se le llaman glándulas mamarias, porque no, no lo puedo evitar y te tengo que poner las manos en las glándulas mamarias, ya-lo-creo, oh you handsome devil.

Luistxo Fernandez
Eibar, 1966
Bloguero

eibar.org/blogak/luistxo