Kafe aleak 50
k&g
 Patxi Gaztelumendi
M-ak   -   Barkatu, ama
Iz - 1989
bo



Lo volvería a hacer, ama

Recuerdo aquella cinta. Y las vueltas que le dí en el coche de todo el mundo, tengo otros discos de M-ak en vinilo, pero Barkatu, ama lo tenía en cinta. Les ví por primera vez en el gaztetxe, en 1988. Después les ví muchas más veces, en la Plaza Nueva de Bilbao o en un hayedo de Altsasu, con kortatu las últimas veces, las últimas que recuerdo. No hi9cieron concierto de despedida, y les recordamos como si nunca se hubieran ido.

Grupos formados en los 80, todavía les citamos a menudo, entre los aficionados a la música. Cultura del remix, mostalgia, reconocimiento de épocas pasadas, un grupo inusual...todavía se escuchan muchas cosas. Me gustaban, lo confieso.

Al citar este disco, me gustaría citar el ambiente. Al destacar este grupo, la influencia que tuvieron en los músicos los años posteriores, cada uno de los componentes, artistas. Se cita a menudo a kaki Arkarazo, para entonces guitarrista, locutor de programas de música en la radio, con una técnica muy trabajada, el cual ha desarrollado una carrera fructífera y conocida por todos. O Mikel Irazoki, de la cantera de Bera, un bajista que ha llegado hasta el cielo de la musica, el bajista más moderno que había entonces encima de un escenario. Leitza, el batería, más tarde le veríamos con Tapia eta Leturia. Estilo excepcional, siempre en primera fila con la batería, a la par de la guitarra y el bajo...estilo inolvidable.

m-ak

Xabier Montoia emprendería después su andadura en solitario. En ella sigue, por suerte, siempre con buenos músicos y amigos.  El precursor de la música negra en Euskal Herria, en tiempos blancos.

Si nos ponemos a escuchar este Barkatu, ama sin darnos cuenta unimos diferentes cabos. Sobre todo al destacar lo que supuso para la posteridad. Fueron la base de muchos grupos nuevos que aparecerían después (Negu Gorriak, Deabruak Teilatuetan...), en lo creativo, Xabier Montoia fue desarrollando una productiva carrera literaria en las siguientes décadas, y en la memoria nos quedarán los suplementos que escribimos semanalmente en Euskaldunon Egunkaria, que llevaban el título de este disco.

A decir verdad, me entran ganas de volver a hacerlos, a escucharlo, a disfrutarlo, a bailarlo. No me arrepiento.


*Argazkia: Aitor Arregi, Txisto


Patxi Gaztelumendi
Larrabetzu, 1972
agit pop 2.0 @ Hori Bai gaztetxea





Creative Commons-en baimena