Kafe aleak5
k&g
Jon Andoni Izurieta
Baden Powell e Vinicius de Moraes - Os afro sambas de Baden e Vinicius
FORMA - 1966

bo

Me resulta difícil incluso explicar porqué he elegido y os presento "Os Afro Sambas..." de entre todos los discos que me gustan. Llamó mi atención porque me traslada a un tiempo y lugar en el que un grupo de amigos se unieron gracias a la música y a una misma forma de entender la vida, basada en la diversión y el cachondeo diario, en ir en chancletas o como quieras, pero siempre disfrutando del momento.

Al escuchar música se tiende a veces a desgranarla en exceso, analizando la estructura de cada canción, la "calidad" de las letras ...; lo que hace que no podamos evitar etiquetarla, a pesar de que se base en aspectos tan subjetivos. La música brasileña suele asociarse a los ritmos carnavaleros tipo batucada, silbatos y poco más. El estilo que la internacionalizó, sin embargo, es la bossa nova, con músicos casi siempre capitaneados por Vinicius de Moraes personaje que además de haberse rodeado siempre de los mejores, refleja la libertad de la que hablaba y que proclama en las letras de sus canciones, también en las de este disco.

Fue precisamente a través de "La Fusa", considerado como la mejor antología de la bossa nova, como conocí uno de los temas de "Os afro sambas". De entre todas aquellas canciones transmitiendo casi siempre alegría y buen rollito, escuché el tema "Canto de Oshanna". Éste fue el anzuelo que me hizo tirar del hilo y me decidí a profundizar, (no está bien quedarse con las ganas) así que tuve que encargar el CD ya que no es muy común.

Efectivamente el disco recuerda a África. Baden Powell lo confirma al hablar de su música. Se inspira en África puesto que allí está el origen de la samba, al igual que el de la Umbanda, religión afro brasileña muy presente en las letras. A fuerza de escuchar y escuchar (también haciendo un poco de trampa con el traductor) he conseguido hacerme una idea de esta filosofía: uno no sabe lo que es o será, solo sabe lo que un día fue y ni siquiera de esto puede estar seguro.

Desde luego también se puede disfrutar del disco sin hacer caso a la parte mística; el portugués es un idioma que aún sin conocerlo te permite entender algunas frases. Es divertido cantarlas, tratar de perfeccionar el acento, ... al fin y al cabo, muchos chapurreamos inglés gracias, en parte,a las canciones que hemos oído.

El peso de cada canción recae en la guitarra de Baden Powell (sí, como el fundador de los boy scouts), que le da una atmósfera enigmática a las canciones y ejecuta transiciones entre las diferentes partes tal y como ocurren en su cabeza. Parece como si la guitarra volviera loco a todo el equipo de percusión que la acompaña. Baden es un animal tocando, los sonidos se superponen y, por momentos, parece que hay demasiados instrumentos pero consigue al final darle sentido a todo ese "barullo". No falta entre esos instrumentos el berimbau; suena hueco y vibrante. El toque étnico perfecto para cantar a Lemanjá, Xango y compañía.

Este disco cuenta con la colaboración en las voces de "Cuarteto en Cy" 4 hermanas que, imagino, Vinicius podría haber conocido en alguno de los cafés de Río en los que solían actuar. Su aportación va más allá de los coros, en algunas canciones directamente protagonizan el estribillo y ,en otras, dan la respuesta a Vinicious, como es común en la música africana. En cualquier caso, la idea del disco no sería la misma sin ellas.

La calidad del sonido de esta edición deja bastante que desear, pero casi todas las canciones fueron regrabadas en los noventa por Baden Powell, ya sin Vinicius. No es tan auténtico, claro. Aunque lo realmente auténtico sería haber estado en aquella época con Vinicious y Baden en alguna de sus sesiones improvisadas en la playa, lejos de las poses de "modernos" en jaimas y chillouts. Tocar y disfrutar.

Así de simple.

Saravá!

Jon Andoni Izurieta

Portugalete, 1975

Musikazalea