Kafe aleak 70
k&g
 Beñat Sarasola
Ama say   -   Say ama
Esan Ozenki - 1994
bo
amasay by bobbybou on Grooveshark




ALGO DIFERENTE

Descubrí a Ama Say al final de la década de los noventa. Para entonces el grupo se había disuelto, y una vez
más me encontré con la falda sensación de haber llegado tarde. Digo falsa, porque, entre otras cosas, fue
entonces cuando empecé a escuchar a Dut, Lisabö, Anari y demás; es decir, a los grupos que por entonces
eran los más punteros. Pero entonces Kortatu y Negu Gorriak eran nuestros grupos más conocidos. Pero tanto
Ama Say como Beti Mugan me hicieron conocer unas formas musicales nuevas para mí. Fue en aquella época
cuando comencé a escuchar a artistas como Neil Young, Sonic Youth, Pavement, Pixies, y claro, escuchar lo
que hacía Ama Say era como una punzada; los discos de los de Ortuella tenían ecos de esos grupos
internacionales, en su curioso euskanglish.

Say ama fue el primer disco que escuché de la banda. Lo cogí prestado de la Biblioteca Municipal de Donostia.
Al principio pensé que la portada estaba ajada por haber andado de mano en mano, pero luego me di cuenta de
que era así en su origen. Con la música me sucedió algo similar. El caso es que en casa la grabadora de CDs
estaba incorporada al aparato de música y allí grabábamos los discos; no se trataba de las típicas grabadoras para
ordenadores. Cosas de mi padre. Algo extraño, ya que no he visto en ningún otro lado grabadoras de ese estilo.
Pues, en aquella grabadora, antes de empezar a grabar , era necesario controlar los graves y agudos, ya que, de
hacerlo mal, el CD grabado se oía distorsionado. Por eso pensé que se escuchaba tan distorsionado, porque habría
cometido algún error a la hora de grabar, igual que cuando pensaba que la portada estaba desgastada. Por ese
sonido me parece que podría ser un disco muy idoneo para escuchar en vinilo. Y se me ocurre una pregunta: se
animaría alguien, tal y como Lisabö han hecho con Ezarian, a reeditar Say ama en vinilo? Quien quiera que tome
el envido.

De una forma u otra, quizás por no estar muy acostumbrado a aquel sonido, la canción que más escuchaba entonces
era Mila kolore, con esos pulcros pellizcos del comienzo. Si necesitaba un buen meneo, Beti mugan era la canción
apropiada, un homenaje al grupo de Hondarribia. Nagore Santamaría, vocalista de Beti Mugan participó en ambos
temas -y en Papillons noirs-, y creo que esa es la razón por la que me decanté por este disco y no por
Ikusi ditut umeak kalean ametsak akatzen, si bien ese también me parece excelente. La voz de Nagore empasta
perfectamente con la de Ibon Bilbao. Pero todas las canciones del disco son excepcionales. Escucha, por ejemplo,
la primera, Leolo. Después no podrás parar, oirás todas las demás, una detrás de otra. No falla el disco.

Después de descubrir el disco empecé a hacer un programa de música en la radio Ttanttakun. en las fiestas de Porrontxo
ponían una txosna, y recuerdo que cuando me tocó pinchar puse Zerbait ezberdina. Un tipo se subio a la barra como loco
gritando "Give me something! Gime me something!" . Aquél también quería algo diferente.


BEÑAT SARASOLA.
DONOSTIA, 1984
Escritor



Creative Commons-en baimena