Kafe aleak 75
k&g
Ana Cabezas
Scott Walker   -   Tilt
Fontana - 1995
bo



Trabajo complicado, escribir sobre TILT.

¿Se puede realmente escribir sobre TILT?

Se podría pintar y se podría filmar incluso- traducirlo a otros lenguajes-, pero describir TILT es una tarea difícil y dolorosa. Escucharlo en su totalidad es hiriente, punzante y más incluso escucharlo a menudo. ¿Quién tendría un cuadro de Francis Bacon en el salón de su casa? ¿Quién quisiera abrir sus entrañas de esa manera?


La música de SCOTT WALKER, más que ninguna otra, produce en mí imágenes y sensaciones extremas. Siempre al borde del abismo, del cielo. Entre la exactitud del cuarzo, la delicadeza intocable del hielo y la fortaleza del hierro. El dolor abrasador del fuego.


“Farmer in the City” inicia el disco. Es hermosa y posee una sonoridad que hace que parezca grabada en una iglesia. Es profunda y espiritual y evoca películas de Andrei Tarkovsky como “Nostalgia” o “El Espejo”. PASADO.


Sin embargo, “Farmer in the City” es un comienzo engañoso. A partir de aquí comienza el PRESENTE, lo FISICO, lo CARNICO. El resto del disco es una especie de bloque pictórico lleno de texturas y de cambios rítmicos. A veces hay melodía y a veces no. A veces hay percusiones que asemejan al latido del corazón y después se rompen con un gran alarido. La atmósfera es envolvente y asfixiante como el interior de una espiral. Y también hay hermosos silencios que hacen que el sonido que les sigue sea aun más brutal.


Y su voz, ESA VOZ. En primer plano SIEMPRE. Su voz es la que manda, y es la interpretación, la pronunciación de cada palabra lo que define cada canción. La que aporta melodía, o la carencia de ésta.


TILT es tan potente que es casi una imposición. No sugiere. Todo está en primer plano. Está lleno de secretos, pero éstos son visibles a primera vista y son inescrutables al mismo tiempo.


Da la sensación de que SCOTT ha hecho añicos cualquier referente musical anterior y ha recogido después los miembros amputados para volver a pegarlos siguiendo los designios de su mera intuición. TILT posee una complejidad melódica y textural extrema, un nivel de abstracción tan elevado que termina siendo altamente desafiante.


Y su voz, ESA VOZ.


Ana Cabezas
Ordizia, 1974
Artista plastikoa
www.anacabezas-foto.blogspot.com





Creative Commons-en baimena