Kafe aleak 81
k&g
 Sabrina Romero
Palace - Arise Therefore
Palace Records
, 1996


bo


Pasaba horas en el segundo año de facultad, 1997-98, dibujando y escuchando el Arise Therefore de Palace.  Escuchaba el disco en un cassete.

Para cuando me dí cuenta la voz triste y rasgada de Will Oldham se había convertido en la reina de mi universo.


El dibujo le seguía a la música, y parecía que no necesitaba nada más en los momentos de placer en los que me adentraba con ambos elementos. Tal y como he dicho, podía pasar horas al cobijo de esos sonidos que tan cercanos a mí misma sentía.


El descubrimiento de Palace fue lo que hizo darme cuenta de que tambien existían formas de música hechas con otra personalidad y texturas, y que se podrían convertir en parte de mí. Y sí, llegaron, sin tan siquiera saberque los deseaba, los sonidos que llenaron los días de aquella época de una banda sonora diferente.


Vic Chessnut, Nick Drake, American Music Club, PJ Harvey… todos ellos fueron formando y enriqueciendo mi oído y musicando los rincones de mi corazón. Para entonces ya estaba sumida en una especie de sed de música hasta antes insospechada para mí.

Oir a Palace hizo posible que esa forma áspera y tierna, sin artificios que originaba aquella construcción musical llegara a emocionarme.  Ese tesoro que había estado perdido en el espacio y el tiempo estaba ahora conmigo y lo podía escuchar tantas veces como quisiera. Las vivencias de aquella época habían logrado su musica.

Me es dificil explicar a dónde me lleva la escucha de este dico. Podría citar la tristeza y la melancolía, pero el misterio, la alegría, la ternura y la dulzura son tambien sentimientos que me embargan cada vez que escucho el disco.

Un disco que que me ha acompañado durante años.

Ese lugar que nunca he visto, que sé que existe y que algún día aparecerá.

El sonido que me indica dónde puedo encontrar la esencia mutable del ser humano que soy.

Esa presencia que me lleva a ser amiga de la sombra que intento evitar.

El sentimiento de que lo perdido siempre lo llevamos dentro de nosotros.

Cuando la simpleza se convierte en un valor.

Todo eso es lo que oir este disco me provoca. Quizás por ello, siempre que hoy en día decido escucharlo me pregunto antes si es el momento idóneo para hacerlo o no.


Si determino que es apropiado, me preparo para lo que podría ser tomar un frío baño en el mar invierno,  hasta sumergirme en un viaje en el tiempo.



Sabrina Romero Marcos

Azkoitia, 1977

Musikazalea