Kafe aleak 94
k&g
 Idoia Breñas González de Zarate
Yo La Tengo - And then Nothing turned Itself Inside-Out
matador - 2000
bo




Un día, estaba con unos amigos hablando de música y uno de ellos preguntó a ver cuál sería nuestro disco, qué disco elegiríamos como imprescindible. Empezamos a discutir, decíamos que era imposible elegir uno solo, que cada momento pide un disco diferente. Teníamos diferentes discos en mente. Pero a la mía una y otra vez venía el mismo grupo y el mismo disco: no tenía ninguna duda, mi disco era And Then Nothing Turned Itself Inside-Out de Yo La Tengo. ¡Qué cosas tiene la vida! Años y años oyendo música, disfrutando de conciertos, y entre tanta oferta siempre hay un grupo, o un disco. En mi caso fue sencillo... y eso no es muy normal ya que siempre ando con dudas a la hora de decidir cualquier cosa de mi vida... Pero bueno, con la música no ha sido así.

tengo referencias de Yo La Tengo desde la décadade los 90 y, no estoy segura, pero que les vi en directo por primera vez en 1995, en la gira del disco  Electr-O-Pura. Recuerdo que era un aburrido viernes de setiembre. Época de estudiante y vacaciones, qué mejor que ir a un concierto. Fui contenta pero con pocas referencias, casi no conocía al grupo. Nada más empezar ya me pareció emocionante el concierto. Lo recuerdo muy bien, porque porque me pareció muy peculiar al forma de tocar el piano de Ira, o la suave voz sde Georgia, como un fino hilo y, cómo no, esa forma de tocar la guitarra. Todo me parecía diferente. ¿Cómo explicarlo? Me parecía música construida al revés y lo asocié con mi enrevesada manera de bailar. Inmediatamente se convirtió en mi referencia musical.

YLT

A partir de entonces intenté seguir al grupo, pero como sabreis, en el camino se cruzan diferentes proyectos interesantes y anduve perdida durante unos años. Por eso no le hice mucho caso al dsco I Can Hear the Heart Beating as One. De todos modos, en el año 2000 cayó en mis manos el disco nuevo de Ira, Georgia y James, And Then Nothing Turned Itself Inside-Out, y mágicamente me sumergí, sin poder salir de él.  Un disco de trece temas que entró en mi vida para no salir jamás. El disco comienza con Everyday y te mete automáticamente en esa atmósfera especial de Yo La Tengo. Everyday es muy oscura... pero Our Way to Fall transmite esperanza y alegría. En la siguiente canción, podemos escuchar la voz de Georgia sin ningún tipo de aderezos. En la cuarta, movimiento y alegría por doquier. Last Days of Disco y The Crying of Lot G no llevan a la tranquilidad mediante la voz de Ira Kaplan. En la siguiente entramos en una espiral de voces entrelazadas. Entonces, llega Tears Are in Your Eyes para transmitir tristeza y, como una catarsis, aparece Cherry Chapstick, deshaciendo guitarras. Y la catarsis queda interrumpida con From Black to Blue y Madeline. Para terminar, regresamos a la atmósfera de Yo La Tengo con Tired Hippo y, sobre todo, con la interminable Night Falls on Hoboken.

Como suelo decir, es un disco muy completo y ofrece la oportunidad de pasar por paisajes, emociones y lugares diferentes, entrando en cuerpo y alma.

Idoia Breñas Glz. de Zarate “Uhina”
Gasteiz, 1972







Creative Commons-en baimena